Proceso De Un Buen Maquillaje

Proceso De Un Buen Maquillaje

Empecemos por algo muy fácil, los colores y las rayas:

El color claro: Ensancha – Resalta
El color oscuro: Angosta – Adelgaza. Estrecha – Acorta.
Las rayas verticales: Adelgazan y alargan.
Las rayas horizontales: Acortan y Ensanchan.
Hay colores cálidos y colores fríos.

Los cálidos pertenecen a la gama de los dorados, colores tierras, ocres, café, terracota, amarillo y naranjas. Los pueden usar las mujeres morenas, trigueñas o doradas.

Los colores fríos. Pertenecen a la gama de los plateados, colores grises, azules, morados, lila, rosados, fucsia y vino tinto. Lo pueden usar las mujeres de color claro, blancas y blancas rosadas.

Tanto para el vestir y como en estos tips de maquillaje es preciso saber que tipo de cuerpo, rostro y tez tenemos. El color del tono de su piel, de sus ojos y cabello determinan su tipo. La mujer tipo dorado, morena y trigueña pertenecen a los colores cálidos, gama dorada.

La mujer blanca, blanca rosada blanca con cabellos muy oscuro, las de mejillas sonrosadas pertenecen a los colores fríos, gama plateada.

Si bien el maquillaje es una valiosa herramienta para hacerla ver fresca y radiante cada día, no servirá de mucho si a las pocas horas las mejillas lucen sin color, la sombra se ha acumulado en el pliegue de los párpados y el labial se ha corrido.

Como seguramente usted no cuenta con mucho tiempo para estar retocando a cada momento su maquillaje, le recordamos algunos pasos y trucos básicos que lo harán más duradero:

La preparación de la piel

Antes de iniciar el proceso del maquillaje debe eliminar todo rastro de crema limpiadora y tonificar el cutis para cerrar los poros.

Si tiene piel grasosa, no se preocupe: aunque este cutis no permite una permanencia prolongada del maquillaje, puede recurrir a humectantes o cremas nutritivas especiales, que no solamente eliminarán el brillo sino que harán que el maquillaje dure más tiempo.

La pre-base

Anteriormente el paso más importante de los tips de maquillaje era la base, la cual daba uniformidad a la piel cubriendo las imperfecciones; ahora las casas de belleza han lanzado los polvos o bases de colores que funcionan como pre-base, los cuales corrigen y disimulan defectos como el cutis opaco y otras irregularidades en la piel.

Vienen en cuatro tonalidades principales: malva, azul, verde, coral y amarillo.

Los colores malva los puede utilizar si su piel es clara y necesita resaltar algunos puntos claves o cubrir los tonos amarillentos del cutis.

Los tonos azules son especialmente para las mujeres de cabello castaño y piel blanca y ayudan a disminuir los vasos capilares rotos que se aprecian a través de la epidermis.

Los polvos y bases de color verde ayudan a suavizar el color de las pieles rojizas, dándoles mayor uniformidad y consistencia.

Los tonos corales o salmón son ideales paras las personas de piel oscura que carecen de uniformidad en la dermis: Su textura les brinda una apariencia saludable.

En caso de tener un cutis demasiado seco, puede sustituir los polvos de colores por pre-bases líquidas, que se aplican antes del maquillaje y gracias a su consistencia ligera se difuminan fácilmente y ayudan a fijar los cosméticos.

La base

La base es un elemento esencial para dar uniformidad a la piel y emparejar el tono de la cara.

Antes de usarla es preciso aplicar una ligera capa de neutralizador con el fin de establecer el tono de su cutis. Este producto no es ofrecido por todas las casas de belleza y puede presentarse con otros nombres, como “tónico” para antes de la base; sin embargo, no lo adquiera sin probarlo antes en la tienda.

Retire todo el maquillaje y cubra la cara con la base, aplicando ligeramente el color que crea que le sienta mejor; luego espárzala y examine el color de su piel a la luz del día: esta debe observarse totalmente suave y con aspecto de lozanía natural, uniforme, sana y brillante.

Si su piel es rojiza, escoja una base en tono neutro o beige sin ningún matiz rosa o coral.

En caso de ser amarillenta, escoja un color ligeramente rosa; y si es amarillo-verdosa, la gama de coral le dará más vida a su tono natural.

El tono de la base

Aplíquese unas cuantas gotas en el área del cuello a manera de prueba, teniendo en cuenta que si su cutis es pálido debe escoger un tono claro y si es oscuro un color oscuro.

Escoja la tonalidad de su base teniendo en cuenta el color de su tez, si es morena trigueña o blanca rosa; Colores pálidos o colores fríos

En caso de no encontrar una base acorde con el matiz de su cara, escoja una ligeramente más oscura que su propia piel, nunca más clara. A menos que su rostro sea alargado.

Bases Claras

Cuando necesite dar luz a su rostro, resaltar sus puntos positivos y disimular los negativos y las primeras señales de envejecimiento, recurra a una base clara y aplíquela debajo de los ojos, en el área donde tienden a aparecer las bolsas o las primeras arrugas. Tenga especial cuidado de no aplicar en la zona cercana a las pestañas inferiores pues al contacto con la luz su cara se verá inflamada.

También puede colocar base clara en el área que se encuentra entre el costado del puente de la nariz y la esquina interior del ojo.

Si su deseo es lograr unos pómulos altos, debe primero analizar la forma que estos tienen: fíjese si sobresalen de la esquina exterior del ojo y por fuera de la línea del cabello, la cual se encuentra en la base de las sienes. Para esto trace una línea vertical imaginaria de puntos desde la esquina exterior del ojo hacia arriba y hacia abajo.

Si hace de cuenta que su cara es un plano, esta línea le ayudará no sólo a aplicar luz a sus pómulos sino también a darles color y a mejorar sus rasgos.

Con esta línea imaginaria como guía, usted puede aplicar su base clara en forma de triangulo sobre los pómulos desde una distancia de 1 cm de la esquina interior del ojo hacia afuera y después rellenar suavemente.

Para finalizar y dar iluminación y vitalidad a su cara, aplique un poco de base en el área donde terminan las cejas y comienza el nacimiento del cabello.

Bases Oscuras

Las bases oscuras sirven ante todo para ocultar las protuberancias que le restan belleza a su rostro.

Estas bases se aplican bajo los pómulos, desde el centro de cada mejilla hacia la línea del cabello

La Consistencia de la Base

La consistencia o textura de su base debe estar también de acuerdo con su tipo de piel: así, si su piel es normal o seca; puede usar una base que contenga productos emolientes; si es grasa, decídase por una compuesta de agua; en caso de que tenga cutis de tipo mixto, debe experimentar y determinar cuál es la mejor según la distribución de las áreas grasas de su piel.

En cuanto al acabado que es preciso darle al rostro, inclínese por una base delgada si tiene un cutis claro, sin manchas ni barros. Para cubrir imperfecciones pruebe una más espesa para dar uniformidad tanto a la superficie como al color.

Procure no utilizar bases de consistencia pesada, pues le aumentarán años en lugar de rejuvenecerla y restarán calidad a su propósito de neutralizar, unificar y conservar el matiz de su piel.

Base para cutis normal

La base ideal para el cutis normal es aquella que contiene ingredientes emolientes. Las jóvenes de piel normal pueden permitirse además el lujo de aplicarse bases de agua, aceite o geles.

Base para cutis seco

Las bases ricas en emolientes evitan la pérdida de humedad y frescura características de la piel seca.

Base para cutis graso o mixto

Para este tipo de cutis recomendamos ante todo utilizar una base humectante líquida que controle el exceso de grasa; las de tono mate, por ejemplo, contienen una especie de talco que neutraliza el aceite de la piel, además de una gran cantidad de agua y una textura que ayuda a cubrir las imperfecciones del rostro.

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.